Visitar Jaipur: la ciudad rosa de la India

blog de viajes por el mundo
Escrito por  16.Viajes    ·   18 Abr 2020  


Después de visitar el maravilloso Taj Mahal, salimos de Agra por la tarde con Madam, nuestro conductor, y llegamos a Jaipur en unas 4 horas aproximadamente. Nos alojamos en un hotelito de arquitectura clásica de palacete hindú, con habitaciones decoradas con mucho gusto: Welcom Heritage Traditional Haveli


A la mañana siguiente, madrugamos y aprovechamos para visitar algunos de los sitios que más turistas recogen cada día: el Fuerte de Amber, Chandra Mahal, Hawa Mahal, Jal Mahal y Panna Meena ka Kund.


Visitar Jaipur: la ciudad rosa de la India

  1. Breve historia sobre el origen de Jaipur
    1. La ciudad rosa
  2. Fuerte de Amber
    1. La sala de los espejos
  3. El Palacio de la ciudad de Jaipur: Chandra Mahal
  4. Hawa Mahal o Palacio de los Vientos
  5. Jal Mahal: el Palacio del Agua de Jaipur
  6. Visita al aljibe Panna Meena ka Kund
  7. Ir de compras en Jaipur


Breve historia del origen de Jaipur

La ciudad de Jaipur fue fundada en el año 1727 por Jai Singh II, quien fuera gobernador de Amer, capital del Estado en tiempos de colonialismo británico. Su plan era mover la capital a Jaipur para abastecer a la creciente población y paliar la escasez de agua.


La construcción de la ciudad duró un total de 4 años. Ésta, fue dividida en 9 bloques: dos de ellos contenían los edificios del Estado y palacios, mientras que los 7 restantes fueron destinados para el resto de la población. Jai Singh II construyó enormes murallas las cuales contendrían hasta 7 puertas fortificadas de acceso.


La ciudad rosa

Un siglo más tarde, durante el gobierno de Sawai Ram Singh I, la ciudad fue pintada de rosa para recibir a Albert Edward, Príncipe de Gales, en 1876, quien más tarde sería coronado como King Edward VII y Emperador de la India. En el siglo XIX, la ciudad creció rápidamente y la población aumento hasta 160.000 habitantes. Numerosas avenidas fueron pavimentadas y las principales industrias fueron el trabajo de metales y mármol, promovido por una escuela de arte fundada en 1868. Desde entonces, Jaipur ha sido destacada como una de las áreas urbanas más ricas socialmente en la India.


Después de la independencia de Ias Islas Británicas
en 1947, Jaipur pasó a ser capital del Estado de Rajasthan.


Fuerte de Amber

Nuestra primera parada fue el Fuerte de Amber, nombrado Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO en 2013.


viajar a Jaipur - fuerte de Amber


El Fuerte de Amber, que se encuentra a 11 kilómetros de Jaipur, destaca por sus grandes murallas, portones y caminos adoquinados. Su construcción comenzó durante el reinado de Man Singh, comandante jefe del ejército de Akbar en 1592. En la cima de la colina, protegido por las extensas murallas del Fuerte, se sitúa el palacio construido en arenisca roja y mármol, el cual fue residencia de los Rajput Maharajas y sus familias. Éste cuenta con cuatro salas, cada una de ellas con su patio independiente. 


viajar a Jaipur - fuerte Amber


viajar a Jaipur - fuerte Amber


La sala de los espejos

Quizás la más curiosa sea la sala de los espejos (Sheesh Mahal): una única vela prendida en la oscuridad de la noche, se vería reflejada en los espejos, iluminando así toda la sala. 

 

viajar a Jaipur - sala de los espejos

 

En 1726, Jai Singh II construiría el contiguo Fuerte de Jaigarh con el fin de proteger el Fuerte de Amer y su palacio. Hoy en día, el palacio de Amer y el Fuerte de Jaigarh son considerados como un único complejo, ya que están conectados con un pasaje subterráneo, el cual fue construido como ruta de escape para los miembros de la realeza en tiempos de guerra.


viajar a Jaipur - fuerte amber


Muchos turistas deciden subir al fuerte por las empinadas cuestas a lomos de los elefantes. Desde arriba se observan las vistas panorámicas que te ofrece el complejo a la ciudad y al lago Maotha. Nosotros decidimos subirlo andando pues no nos parecía que los elefantes tuvieran cara de estar muy contentos con tanto turista y bajo el abrasante sol de la India.


viajar a Jaipur - elefantes


viajar a Jaipur - muralla fuerte Amber


El Palacio de la ciudad de Jaipur: Chandra Mahal

El Palacio de la ciudad fue construido al mismo tiempo que la ciudad de Jaipur por Jai Singh II, quien trasladó la corte real de Amber a Jaipur en 1727. El palacio fue escenario de numerosos eventos religiosos y culturales y hoy en día continúa siendo hogar de la familia real de Jaipur. El complejo tiene numerosos edificios, patios, galerías, museos y restaurantes.


viajar a Jaipur - chandra mahal

 

Nos gustaron especialmente las puertas pintadas con motivos de pavos reales y con detalles hindúes propios de la religión y de la arquitectura de la época. 


viajar a Jaipur - puerta del palacio viajar a Jaipur - pavo real


La decoración con flores está presente en buena parte del complejo. No le faltan coloridos y arcos clásicos de la arquitectura Rajput.


viajar a Jaipur - techo con flores


Hawa Mahal o Palacio de los Vientos

El palacio de los vientos fue construido como una extensión al palacio existente en 1799 por Maharaja Sawai Pratap Singh, nieto del fundador de la ciudad de Jaipur al que mencionamos anteriormente: Sawai Jai Singh.


Las mujeres de la realeza no debían pasear en público ni ser vistas por desconocidos, así que este palacio permitiría a las mujeres disfrutar de las procesiones reales, del ruido de la calle o sencillamente de contemplar las escenas corrientes de las concurridas calles de Jaipur. De hecho está situado en una calle estrecha con bastante tráfico por lo que sacarle fotos con una buena perspectiva es todo un reto.


Con una estructura de panal de abeja y exactamente 953 ventanas que se pueden observar desde la fachada, imaginamos que se deben formar unas buenas corrientes de aire, de ahí el merecido nombre de Palacio de los vientos. Cada una de las ventanas es del tamaño de una mirilla por lo que las princesas y demás mujeres de la corte real estaban protegidas de miradas indiscretas.


Viajar a Jaipur - Palacio de los Vientos


En contraste con el lujoso exterior del palacio, el interior es bastante más simple. Cabe destacar que no hay escaleras para subir a la última planta sino rampas. Ésto fue hecho así a propósito para facilitar el uso de palanquines, que eran como los antiguos tuk-tuks.


Jal Mahal: el Palacio del Agua de Jaipur

Traducido como Palacio del agua, fue construido en 1799 y como su propio nombre indica, se encuentra en el medio del Lago Man Sagar. 

 

viajar a Jaipur - palacio del agua

 

Durante el siglo XVI hubo una gran escasez de agua y con ello de alimentos en la región. El por entonces gobernador de Ajmer, construyó una presa con el fin de solucionar estos problemas. Inicialmente la presa fue construida en tierra y cuarcita en el lado este de las colinas de Amer. Un siglo más tarde, la presa fue renovada en una estructura de mampostería. 

La presa se ha renovado varias veces, siguiendo órdenes de los distintos gobernadores de la ciudad. La última fue obra del Maharajá Jai Singh II de Amer, el cual lo utilizaba como sitio de caza de aves y más concretamente de patos. Este romántico palacio es un buen ejemplo de la arquitectura Rajput. Fue construido en arenisca roja y consta de 5 plantas, curiosamente 4 de ellas están bajo la superficie del agua dejando solo la cuarta y última planta a la vista de los que estamos en tierra. 

 

Visita al aljibe Panna Meena ka Kund

Este aljibe está situado cerca del fuerte de Amber, en Jaipur. Fue construido en el siglo XVI y aunque su principal e inicial uso fue el de abastecer de agua a la población, poco a poco fue utilizado también como lugar de reuniones, gente se acercaba para coger agua, darse un baño, o simplemente charlar un poco. 

  

viajar a Jaipur - aljibe

Según dicen los locales, lo más curioso de este lugar es que nadie puede usar los mismos escalones para bajar y subir a lo más profundo del pozo, si no que una vez abajo tienen que buscar una zona de subida diferente. El sitio está construido en una perfecta y asombrosa simetría.


Dicen que el mejor momento para visitarlo es en época de lluvias, porque se aprecia el agua reflejada en su geometría octogonal. Sin embargo, nosotros lo visitamos en una época bastante seca (Febrero) y nos dejó igualmente atónitos. Además, desde aquí, hay unas vistas fabulosas al fuerte de Amber y las montañas que bañan Jaipur. Pudimos disfrutar también de la compañía de los langures y las cabras que paseaban por allí. Hasta pudimos ver una simpática tortuga que vivía cómodamente en el aljibe. Como siempre, llama la atención lo bien que parecen convivir humanos y demás  animales en la India.


Merece completamente la pena ver este sitio, o bien antes o bien después de visitar el Fuerte de Amber. La entrada es gratuita y las posibilidades de fotografías únicas son inmensas. Nosotros fuimos antes de visitar el fuerte de Amber y nos encontramos el lugar prácticamente vacío, lo cual se agradece bastante a la hora de sacar nuestras fotos.



Como anécdota curiosa, había un policía "cuidando" del recinto que nos dijo que no se podía bajar abajo del aljibe... a no ser que le diéramos una propinilla de 100 rupias (1€ aproximadamente). No quisimos fomentar aquello ya que ese dinero iba para el bolsillo del guarda en lugar de ser usado para la conservación del sitio, cuando encima íbamos a ponerlo en peligro bajando nosotros mismos. Acto seguido, el tio, un poco cabreado por habernos negado a pagarle, ¡echó a los pobres monos langures del recinto! Por suerte ya habíamos tomado bastantes fotos.

viajar a jaipur - la cabra del aljibe


viajar a Jaipur - el aljibe de los monos


viajar a Jaipur - los monos


Este tipo de aljibes o pozos escalonados son muy propios de la región de Rajastán. En nuestra ruta por esta zona, por falta de tiempo, nos quedamos con ganas de visitar el aljibe más profundo y posiblemente más antiguo de la India: Chand Baori, cuya construcción data del siglo IX. Se encuentra en el pueblo de Abhaneri a 90 km de Jaipur, en dirección a Agra. 

 

Ir de compras en Jaipur

Jaipur se enorgullece de ser la ciudad de las piedras preciosas y los fulares de pashmina, seda y diversos materiales. Lo cierto es que hay cientos de puestos de abalorios, bisuteria, plata y muchas telas. Enseguida se ofrecen a hacerte Sharis o camisas a medida. Es todo un espectáculo entrar en uno de estos comercios: te sacan decenas de telas diferentes, te ofrecen té y cuando te quieres dar cuenta, estás sentada en un cómodo sofá rodeada de montones de sedas de colores. No tiene desperdicio.


viajar a Jaipur - tomando medidas

A mí el Shari no me convenció, aunque la tela era muy bonita y super suave. Tirso, en cambio, se llevó un par de camisas de algodón hechas a medida: le tomaron la talla y al día siguiente pasamos a por ellas. 

Podríamos decir que el ir de compras en Jaipur, y prácticamente en toda la región de Rajasthan, es una tarea divertida en la que no existe una venta sin un regateo previo, pues ésta es la primera regla de los Rajasthani. Puede llegar a ser agotador, pero no hay nada que refleje más la cultura india que el arte que tienen los habitantes de este país comercializando en sus mercadillos. Al final siempre te vas con el doble de cosas que necesitas. 

El calzado de cuero y derivados también prima entre las calles de Jaipur. Aquí estábamos en el momento de la negociación, dónde enseguida sacaban su calculadora para mostrarnos su oferta. Siempre empezaban con un número muy alto y ya automáticamente iban bajando su oferta sin tú decir nada. Es su juego. Eso sí, siempre mostraban la cifra en la calculadora y esperaban ver tu cara de desaprobación total para rápidamente bajar a la mitad. Y ya como digas que no quieres y te levantes para salir por la puerta, entonces viene la oferta final que probablemente es el precio justo que tiene lo que estás comprando. 


A veces, yo personalmente, esto del regateo lo encuentro un poco difícil porque al comprar a precios considerablemente más bajos de lo que estamos acostumbrados en Europa, no sabes realmente cuál es el precio justo. Lo cierto es que cuando paseas por varios mercados y ves las mismas prendas con precios tan dispares, te das cuenta de cómo va el tema: al final es un poco un juego. Nunca ofrecen un precio por el que no ganen un margen de beneficio. Pueden ganar justamente lo que en un mercado de competencia justa ganarían o pueden sacarse un margen de beneficio brutal si el turista decide pagar lo primero que le piden. Nosotros entendimos que el trabajo del comerciante no solo es sacar el mejor precio si no regatear un buen rato con el comprador, el arte del  “cansineo”, como mi madre diría.


viajar a Jaipur - sandalias


Algunos comerciantes son muy agradables y otros no tanto, como a cualquier vendedor, no les gusta que pongas en tela de juicio, y nunca mejor dicho, el material de sus fulares.


viajar a Jaipur - vendedor indio


Nosotros decidimos llevarnos varios pañuelos o fulares para familiares y amigos e intentamos aprender un poco de las diferentes telas en nuestro paso por la India. El caso es que los precios varían de una manera desorbitada de un sitio a otro, incluso siendo el material exactamente el mismo. En algunos casos, te intentan vender una mezcla de sintético con seda como la más pura de las pashminas… no somos expertos en esta materia pero en muchas ocasiones el timo se ve clarísimo.


viajar a Jaipur - pashminas


También hay que tener ojo con los conductores de tuk-tuk que te llevan a tiendas y comerciantes para llevarse comisión, ya que en estos casos te pueden cobrar el doble o más. Es curioso cuando te llevan a un supuesto sitio "secreto que nadie conoce" y luego ves allí todos los turistas que no habías visto antes.


Haciendo una comparativa de todos los sitios que visitamos, Jaipur no nos pareció el mejor sitio para hacer compras al mejor precio. Aún así, todo es muy colorido y merece la pena sin duda pasearse por sus mercadillos, pero a la hora de hacer compras, nos gustó mucho más Pushkar, con un ambiente mucho más bohemio y relajado. ¡Allí sí que encontramos auténticas gangas!


blog de viajes por el mundo
Escrito por  16.Viajes

Nos encanta viajar y ver el mundo que nos rodea, mezclarnos con diferentes culturas y paisajes y, sobretodo, ¡contarlo!

¡Sigue nuestro blog de viajes por el mundo en las redes sociales para estar al tanto de todo!